Cáncer oral

Cáncer oral

El carcinoma de la cavidad oral o cáncer oral supone el 3,4% de todos los tumores y el 37% de los tumores de cabeza y cuello. La edad media de incidencia son los 45 años y es un tumor directamente asociado al tabaquismo y al consumo de alcohol. Los hombres lo padecen en una proporción el doble a las mujeres.
La cavidad oral se extiende desde la unión de la piel en la parte anterior de los labios hasta la unión de los paladares duro y blando (en la parte superior) y a la línea de papilas circunvaladas (en la parte inferior). Se divide en mucosa labial, los dos tercios anteriores de la lengua, la mucosa yugal (parte interna de las mejillas), suelo de la boca, encías, trígono retromolar y paladar duro.
Esta zona cuenta con una rica vascularización linfática (excepto los labios) y los tumores cercanos a la línea media suelen drenar de manera bilateral. La afectación ganglionar al diagnóstico suele ser del 30% (aunque varía según las localizaciones) y cuando este tumor disemina a distancia lo suele hacer a los pulmones y con mucha menor frecuencia al hueso o al hígado.
La mayoría de los tumores de la cavidad oral son de histología escamosa y suelen venir precedidos de lesiones premalignas. También podemos encontrarnos con tumores linfoides, de partes blandas, de hueso, cartílago, etcétera.

Factores de riesgo del cáncer oral

Anatomía de la bocaComo comentábamos anteriormente, el cáncer de boca está directamente relacionado con el tabaquismo y con el hábito de fumar o mascar otros tipos de tabaco. Fumar en pipa, por ejemplo, puede constituir un riesgo especial en los cánceres del área de los labios. También lo está con el consumo de grandes cantidades de alcohol. Sin embargo, existen otros factores de riesgo que pueden considerarse causas o desencadenantes del carcinoma de la cavidad oral:
  • Infección por el virus del papiloma humano (VPH), el riesgo de infección oral por VPH se asocia con frecuencia a conductas sexuales como el sexo oral.
  • Llevar una higiene bucodental deficiente.
  • La irritación continua o crónica de la zona oral, ya sea por el roce de la dentura, dientes ásperos o dentaduras postizas mal posicionadas.
  • Algunos fármacos inmunosupresores.
  • Exposición continuada a la luz ultravioleta (en cánceres de labio, más comunes en personas que trabajan al aire libre).
  • Alimentación deficiente (baja en frutas y hortalizas).
  • Enfermedad de injerto contra huésped, que puede ocurrir tras un trasplante de células madre.
  • Padecer anemia de Fanconi o disqueratosis congénita.

Síntomas del cáncer de la cavidad oral

Los tumores de la cavidad oral afectan de forma importante funciones muy básicas: respiración, masticación, deglución, alteran el sentido del gusto, la voz y la apariencia física.
Los síntomas del carcinoma de la cavidad oral suelen ser la aparición de una lesión crónica que no mejora con tratamientos habituales, o dolor o sangrado de la misma, ya sea mediante una úlcera bucal, o con lo que se conoce como leucoplasia (un parche o placa blanquecina que aparece en la boca o parte interior de las mejillas).
Este tipo de lesión puede presentarse de forma indolora al comienzo, y derivar a una sensación del ardor cuando el tumor comienza a crecer.
Otros síntomas frecuentes del cáncer oral son la disfagia (dolor al tragar), la disartria (alteración para pronunciar las palabras), e incluso la halitosis (mal aliento). El paciente afectado también puede apreciar una pérdida de peso o sentir los ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Tratamiento del cáncer de la cavidad oral

La cirugía y la radioterapia son el tratamiento estándar en estadios precoces de cáncer de cavidad oral, en un intento de preservar funciones tan básicas que se pueden ver afectadas en este tumor como la masticación, la deglución, la articulación de la palabra… Con esta elección de tratamiento se consiguen supervivencias a los 5 años del 70%.
Para lesiones localmente avanzadas irresecables (cuando no se puede asegurar una reconstrucción funcional o estética, o lesiones que provocan trismus –incapacidad de abrir la boca–, lesiones que cruzan la línea media de la pared faríngea, presentan afectación ganglionar, etcétera) el tratamiento de elección es la quimiorradioterapia (RQT)con cirugía de rescate si fuera necesario. La supervivencia a los 5 años conseguida con estas técnicas es del 25-40%.
Para la enfermedad recidivante o recurrente si no está irradiada previamente se puede intentar una cirugía de rescate o se puede plantear una RQT.
Si ya ha estado irradiada se puede plantear una reirradiación o quimioterapia sola. Si la enfermedad es a distancia (metastásica), el tratamiento es la quimio siempre con intención paliativa, nunca curativa.

Complicaciones del cáncer de la cavidad oral

Si el tratamiento elegido ha sido la cirugía pueden presentarse complicaciones estéticas derivadas de la operación, en la zona de la cara, la cabeza o el cuello, así como afectar alguna de sus funciones.
La radioterapia también puede provocar boca seca en el afectado por este cáncer, y dificultades para tragar y comer, especialmente al comienzo de la recuperación.
La mayor complicación, sin embargo, es la posibilidad de metástasis a otras partes del cuerpo, como las zonas adyacentes, la laringe, el esófago o el pulmón. Es por ello que es necesario que estos pacientes lleven a cabo revisiones periódicas de su estado de salud para detectarlos a tiempo si fuera el caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...