Anemia infantil

Anemia infantil

La anemia infantil afecta al 47,4% de l@s niñ@s en edad preescolar. La palidez, el cansancio, la apatía y la somnolencia son los síntomas más evidentes que elevan la voz de alarma de este problema que suele solucionarse con suplementos alimenticios y una dieta rica en hierro. Sin embargo, en los casos más severos, puede esconder tras de sí otras patologías más graves.

¿Qué es la anemia infantil?

Los glóbulos rojos son los encargados de transportar el oxígeno en sangre a los diferentes tejidos de nuestro cuerpo, gracias, entre otras sustancias, a la hemoglobina, una proteína rica en hierro. De hecho, para fabricar suficiente hemoglobina nuestro organismo necesita tener sus depósitos de hierro bien repletos, de ahí que sea un mineral clave en la salud. Sin embargo, su ausencia es un problema muy común en los primeros años de vida de los niños. Es lo que se conoce como anemia infantil, una afección definida “como la disminución en el número de hematíes o hemoglobina respecto a los valores normales para la edad y el sexo”.
Sin duda la anemia es la afectación hematológica más frecuente en la edad pediátrica. En concreto, “la edad más susceptible para padecer anemia por disminución de hierro es la comprendida entre los 6 y los 24 meses de vida, ya que es ahí cuando las reservas de hierro pueden reducirse en caso de no absorber la cantidad necesaria de mineral para suplir las altas demandas”.
La edad más susceptible para padecer anemia por disminución de hierro es la comprendida entre los 6 y los 24 meses de vida

Tipos de anemia infantil

Según detalla el especialista en Hematología, las anemias pueden dividirse en diferentes tipos para su estudio, según el origen de su existencia:
  • Por un aumento de la pérdida de hierro, habitualmente a través de hemorragias internas del aparato digestivo o de los intestinos.
  • Hemolíticas, provocadas cuando el cuerpo autodestruye los propios glóbulos rojos al considerarlos una sustancia extraña.
  • Por déficit de producción, ya sea por un problema en la médula ósea (encargada de crear los glóbulos rojos) o por deficiencias nutricionales que no permiten absorber la cantidad necesaria de hierro para crear hemoglobina.

Tratamiento y prevención de la anemia infantil

El tratamiento de la anemia infantil siempre debe ser dirigido a atajar las causas que la originan, de ahí que en los casos más frecuentes, provocados por la deficiencia de hierro en el organismo, “basta con seguir una dieta rica en hierro apoyada con suplementos de hierro durante al menos tres meses para que las reservas de este mineral en sangre se recuperen totalmente”.
Para que estos suplementos de hierro cumplan su función es importante que se administren entre unos 10 y 15 minutos antes de la comida, a ser posible junto a zumos con alto potencial de vitamina C o frutas cítricas, como kiwis, mandarinas o pomelos, ya que permiten una mejor absorción de este mineral.
Además, los especialistas recomiendan que si se administran suplementos de hierro se limite la ingesta de lácteos, fundamentalmente en forma de leche, ya que, al contrario que la vitamina C, provoca una mala absorción del hierro, lo que da al traste con el tratamiento de la anemia infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...